Siempre me han apasionado los coches, y me gusta todo lo que tenga ruedas, más aún si tiene un motor. Cuando comencé a montar en moto y a salir de ruta con amigos descubrí una nueva forma de entender los viajes, y también los desplazamientos por ciudad se volvieron placenteros.

Ahora soy monitor en la Escuela de Conducción Segura de la Asociación Moto y Vida y disfruto aprendiendo cada día algo nuevo sobre este mundo, para transmitir mi experiencia a quienes quieran disfrutar de su moto con más seguridad.