La verdad, es que desde que conocí el placer de montar en moto, es algo que no he podido quitarme, cual droga, a pesar de los pesares...